#FashionHackers o cómo trabajar con los estereotipos para atraer a las niñas a las STEAM

por | Mar 7, 2019 | Blog | 0 Comentarios

Los jóvenes están conectados contínuamente: redes sociales, juegos en línea, vídeos en streaming… Nada se escapa a sus mentes, ávidas de información inmediata. Pero parece mentira que, por el contrario, en un mundo donde todo es tan accesible y tecnológico, las niñas estén tan desconectadas de la selección de estudios científicos o tecnológicos. Es necesario reflexionar sobre los motivos que llevan a esta situación y potenciar el dominio técnico del que las niñas que ya disponen pero al que renuncian o no desarrollan a medida que van creciendo. 

 

El desinterés de las niñas por las actividades científico-técnicas se deriva de la combinación de diferentes factores. Algunos de éstos son el desconocimiento de su contenido o del uso que se hará en el futuro, la percepción de que son estudios que requieren un mayor esfuerzo por su dificultad, o la influencia del entorno y las actitudes masculinizadas hacia estas áreas que hacen que las niñas tengan la autopercepción, muchas veces sesgada, de que su capacidad es inferior. Estos ámbitos, sólo despiertan la atención en ellas cuando están vinculadas con asuntos que les resultan cercanos y actuales, o que tienen una aplicación clara, temes con los que pueden empatizar. 

Y es desde la empatía que nace #FashionHackers. Esta iniciativa de Spark Girls surge en forma de taller para contribuir en la labor de acercamiento de las niñas hacia las STEAM. Esta actividad, desarrollada especialmente para el YoMo 2019, ha atraído a más de 600 niñas en 5 días y nos ha servido como herramienta de investigación etnográfica y como propuesta en el cometido de encontrar alternativas que resulten interesantes para las niñas.  

La importancia y la necesidad de acercar las STEAM a las chicas adquiere cada vez más relevancia en una sociedad que debe esforzarse para ser más inclusiva, participativa y avanzada en cuestiones relativas a las desigualdades de género. Las actividades como #FashionHackers, diseñadas a partir de sus intereses, derivados de la edad y del momento madurativo en el que se encuentran, son el primer paso para conseguir atraerlas y romper su resistencia hacia el mundo de las ciencias y la tecnología. 

Presencia femenina dentro de las STEAM:
partiendo de la empatía

La capacidad de ponerse en los zapatos del otro es vital para el correcto desarrollo emocional del ser humano, y es también el primer paso en el diseño de la actividad #Fashion Hackers. Este taller se centra en el diseño de camisetas y la programación de wearables fabricados por las propias niñas, de manera que potencien su conocimiento computacional al mismo tiempo que desarrollan sus habilidades manuales y su creatividad. A primera vista podría parecer un convencionalismo, pero en el momento vital en el que se encuentran las niñas (de los 8 a los 16 años), la ropa y la imagen personal adquieren una importancia esencial. Es en esta etapa cuando empiezan a producirse los cambios corporales y cuando las niñas inician la búsqueda de su propia identidad. Si a todo esto sumamos la fuerza que han adquirido las redes sociales y la comunicación visual, no resulta extraño que la imagen de su cuerpo durante estas edades ocupe el centro de sus preocupaciones. 

El taller #FashionHackers que Spark Girls ha creado conjuntamente con los equipos de Monday Innovation Lab y Niueduca, dos empresas dirigidas por mujeres, ha contado con muy buena acogida por parte de las niñas, que han mostrado una alta y activa participación durante la celebración de esta edición del YoMo. La clave ha estado en adaptar el contenido, tanto centrando la creación en sus intereses como adaptando el lenguaje y el formato de la actividad con tal de que se sintieran cómodas.  El diseño de este workshop centrado en el usuario parte de la sensibilidad femenina y la colocación en primer término de sus dinámicas de actuación y aprendizaje. En este sentido, el foco en su mundo femenino, social y creativo se ha combinado con su sensibilidad especial por el color. Las niñas son más sensibles al color que los niños, y esto ha hecho que las diferentes gamas cromáticas del estand (desde los diferentes colores de las camisetas hasta las múltiples tonalidades de los accesorios y el atrezzo) despertaran una mayor atracción en ellas. Con todo, se ha podido validar la acertada elección del color como elemento que intensifica la atracción y ayuda en la codificación. 

Otra apuesta del taller ha sido la de dar protagonismo a la personalización constante, de modo que se potencia la fluidez de la creatividad de cada niña a partir de un planteamiento basado en la elección. Diversas opciones se presentan delante de las niñas para que ellas sean las que tomen la decisión y adapten la creación a sus preferencias. Desde la elección del color y diseño de camiseta, pasando por las diferentes opciones de programación e interactividad hasta la selección de múltiples decoraciones y accesorios para crear una pieza singular, todo ha estado pensado para que en todo momento sean ellas las que tomen las decisiones en cuanto a diseño. Disponer de esta facilidad ha hecho que las participantes sean más creativas y resolutivas, incorporando incluso elementos de programación y contenidos que no venían determinados en las instrucciones. 

La libertad que proporciona la personalización favorece la autoexpresión de las niñas, que se dejan conducir por preferencias y gustos personales trabajando su individualidad. Esto ayuda a que generen autoconsciencia y es un buen paso desde el que comenzar a construir y fomentar su autoconfianza. Aún así, siendo una actividad pensada para ser realizada de forma individual, ha sido muy interesante ver las diferentes interacciones generadas por las mismas participantes. 

En este sentido, en numerosas ocasiones las propias niñas han decidido desarrollar la actividad por parejas o bién por grupos, produciéndose entre ellas un diálogo igualitario y un aprendizaje cooperativo. Las relaciones positivas eran visibles también entre participantes que no se conocían, sobretodo en la parte creativa. Es aquí donde se ha generado mayor confianza entre las niñas y se han establecido relaciones de compañerismo y ayuda. El hecho de ser una actividad abierta a la creatividad y que se desarrolla en un contexto distendido ha ayudado a que se produjeran estas sinergias. 

Con todo, la parte más gratificante del taller ha sido ver la emoción de las participantes. Las expresiones de concentración mientras programaban, su satisfacción al descubrir que lo habían logrado hacer solas y la sensación de diversión general, ayudan a determinar que las niñas han disfrutado del taller a la vez que han adquirido competencias básicas de programación, sociales y de comunicación y cooperación

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

UOC
Ajuntament de Granollers
Ajuntament de Barcelona
Ashoka

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros con el fin de obtener información estadística sobre la base de los datos de navegación de los visitantes. Si continúas navegando entendemos que aceptas su uso y, en caso de no aceptar su instalación, deberás visitar el apartado de Política de Cookies , donde encontrarás la forma de eliminarlas o rechazarlas.

ACEPTAR
Aviso de cookies